lunes, 12 de noviembre de 2012

Arte Egipcio

El Antiguo Egipto se caracterizaba por la creación de obras artísticas en donde se buscaba la perfección en cada uno de sus trabajos. Estas obras se presentaban como caracteres simbólicos, funerarios o religiosos. Normalmente se encontraban en los templos y en las pirámides.
Los egipcios querían “mantener vivo” a través de sus obras al faraón, porque su arte no era para ser gustado sino que buscaba que se recordara la imagen del rey, por eso se dice que tiene un significado mágico, porque cuando el alma del faraón regresara supiera que ese era su lugar. La misión del artista era representarlo todo claramente y permanente, Gombrich señala que “su método se parecía más al del cartógrafo que al del pintor”. 
La pintura egipcia tenía muchas reglas y se cumplían porque nadie pedía una cosa distinta, nadie pedía que el artista fuera original. Cada artista tuvo que aprender a dibujar desde su más temprana juventud. En ellas se buscaba el sentido del orden como en la siguiente imagen:


Se pueden observar los diferentes de tamaños en varios de los personajes en la obra, esto se definía según la jerarquía de la persona, por ejemplo el faraón o el dios tenía que ser más alto que sus súbditos.

Querían favorecer y honrar a los difuntos, como la siguiente imagen:

 

En donde visualizamos el acto de la momificación de un faraón. 
Tenían también una buena observación de la naturaleza, que fue una característica principal del arte egipcio. 



Sus obras se definen como armónicas y equilibradas, ellos dibujaban las cabezas de perfil y la mitad superior del cuerpo de frente, porque en ambos casos ellos pensaban eran los mejores perfiles.  


El rey Amenofis IV rompió con muchas de las costumbres de la época. Una de ellas fueron las pinturas, logro que ya no fueran tan rígidas sino naturales y con desenvoltura. Pero esto no duró mucho  y cuando murió los artistas regresaron a sus reglas originales. 


En la anterior imagen se encuentran El faraón Amenofis IV y su esposa Nefertiti. Se puede ver más movimiento y blandura en los personajes.
A través del tiempo la pintura egipcia se ha preservado como una pintura mágica y con unas normas muy importantes, los egipcios querían más que la hermosura de la obra, buscaban la divinidad que podía representar su arte y por los años eso duraría  como la ofrenda a los dioses. Es sorprendente como los pintores trabajaban por la perfección y que el mensaje se entendiera sin importar quien era el que los hacia. Lo importante que era para ellos su religión y como veneraban a los dioses a través de todo su esfuerzo, es una genialidad propia del egipcio. 
Como sociedad dejaron a través de estas obras sus evidencias de cómo ellos veían al mundo, dándonos hoy en día una serie de hechos históricos. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada